Los Bancos contemplan importantes quitas en concursos de acreedores y refinanciaciones de deuda

Con el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007, primero las empresas inmobiliarias y posteriormente empresas de todo tipo, comenzaron a negociar con las entidades financieras nuevas condiciones financieras que consistían principalmente en alargamiento de los plazos de pago, carencia de capital, adjudicación de activos y “encapsulamiento de la deuda”.

Actualmente y después de cuatro años de crisis, las refinanciaciones basadas en simples ampliaciones de plazo han pasado a la historia. Los Bancos dan por descontado que las empresas no volverán a generar los ingresos de hace cinco años y por tanto ya son conscientes que éstas no podrán devolver la totalidad de su deuda.

Hoy en el diario Expansión publica una noticia relacionada con esta nueva situación; “Detinsa pagará menos del 50 % de su deuda”, de Marc Menchén.

El citado artículo dice los siguiente; “Detinsa continúa dando los pasos necesarios para levantar su concurso de acreedores antes de que acabe el año. La inmobiliaria, que suspendió pagos en 2010 con una deuda financiera de más de 557 millones de euros, ya ha logrado la adhesión de BBVA, Unicaja y Caja- Duero a su propuesta de convenio”.

“El borrador final eleva la quita al 55 % y a seis años el periodo de carencia”

El cambio de tendencia en la toma de decisiones en procesos concursales era previsible, aunque han sido más lentos de lo aconsejable en aceptar la realidad económica actual.

El concurso de Detinsa nos adelanta también los nuevos acuerdos que se están adoptando en las reestructuraciones del sector inmobiliario:

1.- Cesión de activos a la Banca por valor de 350 millones de euros, lo que permitirá cancelar buena parte de los créditos que hasta ahora gozaban de garantía inmobiliaria. (¿Quien se apresuró a decir que la Banca no comía más ladrillo?)

2.- Quita del 55 % de la deuda financiera.

3.- La empresa focalizará su estrategia en las viviendas de protección oficial y con precios asequibles, según la citada noticia publicada hoy en Expansión.

Asimismo comenzamos a detectar un aumento de recursos humanos en los bancos para gestionar los concursos de acreedores de personas físicas, que ya son el 30 % del total de concursos que se presentan en España, propiciando que los bancos y cajas de ahorro, reacios a las quitas en concursos de particulares, comiencen tímidamente a votar a favor de este tipo de convenio, siempre y cuando el plan de pagos sea razonable y realista.

Carlos Guerrero, socio responsable área concursal de MAB Legal & Corporate

Artículos relacionados :

Subscríbete

4 Comments
  1. 21 octubre, 2011
  2. 22 octubre, 2011
  3. 31 octubre, 2011
  4. 7 noviembre, 2011

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *