El escándalo de las preferentes

Hace más de un año, desde este blog ya advertimos del peligro de estas emisiones de preferentes que colocaron indiscriminadamente Bancos y Cajas a pequeños ahorradores como si fueran depósitos. Hoy, los pequeños inversores están atrapados.

Ya se habla de “riesgo reputacional” de las entidades de crédito. Desconocía que a los bancos, con la que está cayendo, mantuviese algún resquicio de buena reputación. En fin.

La pregunta es muy sencilla: ¿Es cierto que los Bancos con el objetivo de reforzar sus estructuras de capital vendieron participaciones preferentes al pequeño ahorrador como si fuesen depósitos con una rentabilidad superior? La respuesta es sí. Otra cosa es que el ahorrador con un poco de información y conocimiento no firmase sabiendo lo que querían venderle, pero la mayoría de ahorradores confiaban (error) en su director de “toda la vida” y contrataron un producto perpetuo.

Hoy el diario Expansión, en su portada se hace eco de este escándalo en el que “alrededor de 500.000 particulares podrían tener sus ahorros comprometidos en este producto. Algunas entidades ofrecen a sus clientes préstamos al 0 % para poder darles efectivo”.

Como muy bien explica el artículo de Expansión, los Bancos y Cajas emitieron las preferentes para captar clientes en masa, sin distinción, ni perfil de riesgo alguno. La necesidad de pasivo era imperiosa y se saltaron todos los protocolos descaradamente. ¿quienes dieron la orden en esas entidades de vender esta basura?

“Tres años después de que la banca se lanzara en bloque a vender estos productos a través de su red, los riesgos inherentes a estos títulos han comenzado a materializarse. Las oficinas de las entidades han comenzado a recibir quejas de clientes que no pueden rescatar el dinero invertido en esta deuda híbrida de carácter perpetuo, es decir, sin fecha de amortización o devolución de la inversión. Muchos pequeños inversores están atrapados en estos productos que bancos y cajas comercializaron en masa entre 2008 y 2009 para mejorar su ratio de solvencia. En estos dos años, el sector colocó entre minoristas unos 12.000 millones en participaciones preferentes.”

Doy fe que en 2010 se seguía comercializando en masa acciones preferentes, a sabiendas que no podría devolverse las cantidades, porque ya conocían que las entidades no obtendrían beneficios. Engaño, ánimo de lucro …

“La crisis también vuelve a poner el foco sobre los supervisores, la CNMV y el Banco de España.”

Artículos relacionados :

Subscríbete

2 Comments
  1. 25 noviembre, 2011
  2. 26 noviembre, 2011

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *