Mi empresa es viable, pero nadie me financia el circulante

Hoy se ha publicado esta noticia en el diario La Vanguardia, “Cubigel presenta concurso de acreedores con 27 millones de pasivo”, una de las mayores empresas del Vallés Occidental.

“El fabricante de compresores Cubigel, la antigua Unidad Hermética, prevé presentar hoy mismo la solicitud de concurso voluntario de acreedores con el propósito de reestructurar su deuda, de cerca de 27 millones de euros, y reemprender su actividad. La firma, controlada por la multinacional estadounidense AIAC, presentó a mediados de diciembre la comunicación de insolvencia prevista en la nueva ley concursal en el juzgado mercantil 3 de Barcelona, que dirige el juez José María Fernández Seijo.

(…) La PAC prevé una quita del 40% y cinco años de espera: los dos primeros de carencia y el resto a pagar en cuotas mensuales iguales en los siguientes 36 meses. La aprobación de la PAC, que permitiría a Cubigel levantar de inmediato el concurso, está pendiente del apoyo del ICF, acreedor con 2,7 millones.”

 

 

 


 

 

 

 

Pero lo que me ha llamado la atención es el siguiente extracto:

 

“La antigua Unidad Hermética es una de las mayores empresas del Vallès Occidental, con 650 empleos directos y otros 350 indirectos. La firma es el único productor mundial de compresores para frigoríficos (exporta el 90% de sus ventas) y tiene paralizada su producción desde octubre por falta de financiación, tras el cierre de una póliza de crédito del banco belga Fortis. Un portavoz del comité de empresa señaló que Cubigel tiene pedidos por 13 millones de euros, y dos de sus clientes, con pedidos por valor de 2,5 millones, se han comprometido incluso a pagar por adelantado, lo que permitiría reemprender la producción a finales de febrero.”

Por la información que proporciona la noticia y sin perjuicio que sea totalmente cierta o no, la empresa está “muriendo” por el circulante (además de la elevada deuda que ya se encarga de solucionar la quita a punto de conseguirse mediante el PAC).

El cierre de una póliza por parte del banco tiene paralizada la producción y por tanto no puede hacer frente a los pedidos, que parecen numerosos e importantes, de sus clientes.

A continuación, en la noticia se afirma que existen dos clientes que están dispuestos a pagar por adelantado. Aquí me paro. ¿Los clientes quieren pagar por adelantado en un concurso de acreedores? 

En mi opinión, creo que falta un poco más de información, pero pienso que lo que se ha pactado es un contrato de maquila, muy utilizado en otras crisis.

 

El contrato de maquila es un contrato atípico no regulado en ningún cuerpo legal pero reconocido jurisprudencialmente y recibe un tratamiento similar al contrato de obra y servicios.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Y consiste en que la sociedad concursada o no (también puede ser una sociedad en pre concurso o en proceso de reestructuración), en lugar de encargarse de toda la cadena de producción completa (adquisición de materiales, fabricación del producto y distribución final), acuerda con su cliente el citado contrato en virtud del cual éste se compromete a encargarse del suministro de las materias primas necesarias, además de proceder a su distribución y venta final del producto, por lo que abonará un canon o contraprestación a la empresa que los fabrica.El cliente mantiene la propiedad de la materia prima y producto final durante toda la fase de producción, mientras que la sociedad concursada, se limita a prestar los servicios de fabricación y depósito de dicha materia. O también, el fabricante va entregando el producto a medida que se va fabricando y el cliente paga poco a poco por cada número de unidades fabricadas (los pactos pueden ser de muchos tipos).

Este contrato facilita la posibilidad que la empresa pueda seguir generando ingresos, gracias a unos clientes que confían o necesitan que ese fabricante en concreto atienda su pedido. La empresa en reestructuración disminuye costes y riesgos, aunque disminuyen sus beneficios y el cliente se asegura la propiedad de dichas unidades hasta la fabricación final.

El contrato de maquila es una medida ayuda a que la empresa en dificultades pueda continuar su actividad de manera viable.

 

John Lee Hoocker- Hobo Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados :

Subscríbete

One Response
  1. 11 julio, 2014

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *