El “corralito español”: Participaciones preferentes

¿Por qué los bancos españoles han engañado a sus clientes para secuestrar los ahorros de toda su vida?

 

A principios de 2009 los Bancos y Cajas de ahorro españoles tenían necesidad de mejorar sus recursos propios y con la emisión de preferentes encontraron un filón para recapitalizarse a precios muy ventajosos.

Pero los fondos profesionales e institucionales no estaban por la labor de invertir en productos perpetuos por unos intereses que no compensaban el riesgo.

 

 


 

 

¿Cuál fue su estrategia desesperada para recapitalizarse?

 

Venta masiva al pequeño ahorrador de un producto financiero de alto riesgo.

 

¿Cuál fue el gancho?

 

Una alta rentabilidad comparada con el depósito a plazo fijo garantizado.

 

¿Cómo pudieron captar la friolera de 30.000 millones de euros?

 

Engañando a los ahorradores más vulnerables, los ancianos, los ahorradores sin perfil profesional, que confiaban plenamente en su director y en la oficina de toda la vida. La jugada era perfecta, recapitalización a costa de los únicos que podían comprar unas participaciones que nadie estaba dispuesto a comprar.

 

Los clientes minoristas son aquellos con menos conocimientos y experiencia en los mercados financieros. Como cliente minorista, recibirá el mayor grado de protección. Directiva de instrumentos Financieros.

 

¿Cómo ejecutaron el plan o engaño masivo?

 

Llamadas telefónicas masivas a todos los clientes más vulnerables,  los que carecía del perfil de inversor adecuado.

Una vez en la oficina, tenían preparado el Test de conveniencia rellenado como a ellos les interesaba.

 

¿Cómo lo vendieron?

 

Mintiendo y engañando con ánimo de lucro.

 

“Quienes les vendieron las preferentes les aseguraron que contrataban un depósito, sin riesgo, y que podrían rescatar el capital cuando quisieran.”

 

¿Ya hora qué?

 

Pues la Banca sigue desesperada por recapitalizarse. Y Ahora ya no le sirven las preferentes para mejorar sus ratios de solvencia debido a un cambio normativo del Banco de España. Por tanto, solicita que el ahorrador acepte un canje o no recuperará algo de ese dinero jamás. El canje lo hace sobre unos productos con más riesgo si cabe, pero son los adecuados para reforzar de nuevo sus patrimonio neto y devuelve el dinero hasta por ejemplo 10 años.

 

Una jugada perfecta. Institucionalizo el “corralito” español y nadie dice nada.

 

The rolling stones- come on

 

 

Artículos relacionados :

Subscríbete

5 Comments
  1. 11 febrero, 2012
  2. 11 febrero, 2012
  3. 12 febrero, 2012
  4. 12 febrero, 2012
  5. 9 mayo, 2012

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *