¿qué dicen los jueces sobre las preferentes? (III): prueba de la información proporcionada

La jurisprudencia actual referente a la información en la oferta de productos y servicios de inversión suministrada a los clientes, tiende a que sea el banco quien corra con la carga de acreditar esa información.

 

 

 


 

 

En cambio, los “criterios y recomendaciones aplicados en la resolución de reclamaciones de la CNMV”, dice lo siguiente:

 

“En la práctica, cuando los reclamantes argumentan desconocimiento del producto por falta de información en el momento de la venta, resulta difícil pronunciarse a su favor porque no suelen existir pruebas documentales que acrediten tal información. Otras veces, pese a la información del reclamante de no haber recibido ningún documento, consta su firma en la propia orden de compra reconociendo la recepción de la información, lo que igualmente impide una resolución favorable al inversor. Estos casos ponen de manifiesto la importancia de ser consciente y asumir las consecuencias de lo que se firma.”

 

La CNMV se contradice cuando obliga a las entidades a comercializar los productos y servicios con máximo rigor informativo y por otro lado dice que con una simple firma en la orden de compra reconoce haber recibido información suficiente.

Pues bien, los juzgados no opinan igual que la CNMV, y por tanto consideran que “la ausencia de información relevante” es un hecho negativo y por tanto probarlo sería prácticamente imposible, por lo que “corresponde al banco en este caso acreditar que la información fue suficiente”. SAP Álaba (1ª) de 5-5-11.

La jurisprudencia exige a las entidades bancarias acreditar la información facilitada al cliente. Aunque la CNMV en alguna de sus resoluciones afirme que es suficiente la firma del contrato en el que se establecen las cláusulas de información, los juzgados consideran que no es suficiente para acreditar el cumplimiento por el banco de su obligación informativa con remitirse al contrato. 

Por tanto, no basta de decir que “hay que asumir las consecuencias de lo que se firma” , ni que los “hubieses leído antes” o que “lo que diga el contrato”. El banco tiene que probar activamente los pasos que siguió para informar en todas las fases contractuales al cliente.

 

Terry Malts- in the waiting room

 

 

Artículos relacionados :

Subscríbete

3 Comments
  1. 18 marzo, 2012
  2. 18 marzo, 2012
  3. 18 marzo, 2012

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *