Nueva sentencia a favor de afectados por preferentes en la Audiencia de Zaragoza

En las últimas semanas, se están dictando sentencias de afectados por productos de alto riesgo que fueron comercializados por la Banca Privada antes de 2007. El perfil de inversor de Banca Privada, obviamente, no es el mismo que el minorista de la banca comercial. La Banca Privada está formada por clientes con un perfil con propensión al riesgo y con más conocimientos, pero por otro lado también se encuentran ahorradores con alto poder adquisitivo, pero con bajos conocimientos en inversiones de este tipo.

En esta nueva sentencia sobre preferentes, parece que el perfil de los afectados se acerca más a la tipología de cliente con pocos conocimientos financieros, a pesar que sus ahorros estaban gestionados por la Banca Privada.

“La Audiencia de Zaragoza ha condenado a Popular Banca Privada a indemnizar con 78.000 euros a una pareja de ancianos jubilados al entender que adquirieron unas participaciones preferentes de alto riesgo en la creencia de que era un depósito seguro. Más de 5.000 personas podrían estar afectadas en Aragón por la compra de estos productos, según explicó ayer el representante legal de los ancianos y Ausbanc en Zaragoza, Alberto Cardona, al hacer pública la sentencia.

Los afectados emplearon todos sus ahorros en adquirir el producto, unas acciones preferentes de la entidad islandesa Kaupthing Bank, en mayo del 2006, y percibieron unos intereses en torno al 6 % hasta el 2008, año en el que fueron informados de la pérdida de su inversión.

Jubilados sin formación

En su resolución, firme tras la renuncia de la entidad de recurrir ante el Tribunal Supremo, la Sala de lo Civil de la Audiencia de Zaragoza argumenta que «es obvio que el producto ofrecido por el banco recurrente no se adaptaba al perfil netamente conservador de los demandantes, jubilados con escasa formación académica».

Añaden los magistrados, para quienes las participaciones ofertadas no constituían un «producto seguro», que el perfil del matrimonio de ancianos aconsejaba «invertir sus ahorros en algo más seguro, diferente, por supuesto, de lo ofertado por la recurrente».

La sentencia condena a la entidad al pago de los 69.300 euros que suscribieron los ancianos más los intereses legales generados desde que su inversión desapareció, aunque acuerda restar de los intereses percibidos por la pareja hasta ese momento la diferencia de porcentaje que les hubiera correspondido por un producto de menor riesgo.

Según destacó el abogado de la pareja de ancianos, la sentencia abre una nueva vía legal, ya que es la primera que además de rescindir el contrato de adquisición del producto establece una indemnización para los afectados.

El letrado de los afectados y representante de Ausbanc, que ha asegurado estar tramitando otras demandas civiles contra distintas entidades bancarias por la venta de participaciones preferentes, también explicó que el asesor encargado de la venta no proporcionó una información «veraz, completa y previa a los afectados» por las preferentes.

El folleto explicativo sobre el producto, unas doscientas páginas en inglés con complejos términos económicos, no les fue entregado a la pareja de jubilados hasta tres años después, cuando su inversión había desaparecido.” EFE

Beach house- on the beach

Artículos relacionados :



1 Comentario

31 / 05 / 2012

[...] [...]

Deje un comentario

* Nombre, Email y Comentario son campos obligatorios

Carlos Guerrero

Social Links

Suscripción por E-mail

Enter your email address:

FaceBook

Twitter: guerrerocg

Categorías