Las grandes empresas españolas implementan planes de choque para reducir deuda

Las pequeñas empresas y las pymes que todavía sobreviven a la crisis, ya implementaron en su día, sus planes de choque para reducir deuda y equilibrar la estructura de costes a la nueva situación de escasez de demanda. Ahora son las grandes empresas españolas (IBEX), las que un poco tarde, comienzan a ejecutar las medidas correctoras de “libro” como es el caso de compañías con un alto endeudamiento, como Telefónica, o ArcelorMittal, que han puesto en marcha planes para reducir su pasivo, que pasa por suspender el dividendo, recortar salarios y, sobre todo, vender activos no estratégicos. 

Estos activos que están vendiendo las empresas, suponen adquisiciones que realizaron en su momento para internacionalizar la compañía. Por tanto, las desinversiones (obligadas por la deuda insostenible) son también contraproducentes al incrementar su exposición al mercado español, reduciendo su presencia internacional. La deuda financiera acumulada por estas empresas ascienden a 260.000 millones de euros.

En el Editorial de hoy del diario Expansión se afirma que,  “en un contexto de fuerte restricción crediticia y con la liquidez bajo mínimos, la reducción de deuda está siendo el gran objetivo estratégico de las empresas españolas. Especialmente de aquellas que se ven obligadas a salir al mercado para financiarse. Es el caso, por ejemplo, de Telefónica, que acumula una deuda bruta de 68.899 millones de euros. Recortar el pasivo y, de paso, aliviar la presión de las agencias de calificación sobre su ráting han llevado a la operadora a un contundente plan de desinversiones que incluyen Atento y activos en el extranjero, entre otros muchos, y han obligado a cancelar el dividendo este año, la gran baza de la compañía frente a sus accionistas. Telefónica es la empresa más endeudada del Ibex, en términos absolutos, pero la situación del resto tampoco es fácil. Las compañías acumulan 260.000 millones de deuda financiera a cierre del primer semestre. De esta cantidad, lo más preocupante es el pasivo a corto plazo. En los próximos doce meses, las empresas afrontan vencimientos de deuda de 45.000 millones de euros, lo que aboca a muchas entidades a nuevos procesos de refinanciación. Por supuesto, hay excepciones. Muchos grupos, como Inditex y BME, están poco o nada endeudados, y otras empresas avanzan con firmeza hacia el saneamiento. Los mercados y la economía no llevan camino de arreglarse en el corto y medio plazo, por lo que el objetivo de las grandes empresas cotizadas de reducir deuda debe mantenerse inalterable, por mucho que asistamos en ciertos momentos a un espejismo de los mercados.Las compañías no financieras del Ibex 35 tienen que hacer frente en los próximos doce meses al vencimiento de más de 45.000 millones de euros, que es la cantidad que figura en su balance como deuda bancaria a corto plazo, que en sólo seis meses se ha disparado cerca de un 5,4%.”

Según Expansión, “No todo este incremento se debe a nuevos préstamos, sino que también es consecuencia de que las compañías han tenido que traspasar dentro de su balance parte de su deuda a largo plazo, que vence este año o a principios de 2013, y contabilizarla como préstamos a corto. El problema es que, además, la deuda a largo sigue creciendo, en lugar de reducirse para recortar los gastos financieros que están lastrando las cuentas de resultados. Las deudas que vencen a partir de julio de 2013 superan los 215.000 millones de euros, un 0,7% más.

La acumulación de deuda que vence en los próximos doce meses es un reflejo de los problemas que muchas compañías se están encontrando para refinanciar sus préstamos y poder volver a contabilizarlos a largo plazo, tanto por la sequía de crédito como por el encarecimiento de los mercados de capitales.

Los expertos señalan que una alternativa temporal cuando se producen estos problemas es aumentar la financiación a través de proveedores, es decir, retrasar el pago de las facturas, una opción que además es barata, ya que suele estar exenta de intereses.

Sin embargo, esta posibilidad, tras cuatro años de crisis, ha dejado de ser viable, ya que los plazos de pago están ajustados al máximo. De hecho, en los últimos seis meses, las firmas del Ibex acumulan una factura pendiente con sus proveedores que supera los 47.000 millones de euros, por encima de lo que deben a los bancos a corto plazo.

Aun así, los grandes grupos han reducido un 10% la deuda con sus proveedores en los últimos seis meses, no porque se haya mejorado el periodo medio de pago, sino por la caída de la actividad y el ajuste de los márgenes en las compañías que prestan servicios.”

Empresas con más deuda

Telefónica: La compañía con más deuda bancaria y obligaciones exigibles tanto a corto como a largo plazo, que suma cerca de 69.000 millones de deuda bruta, un 4% más que hace seis meses.

Gamesa: es la firma del Ibex que más ha disparado su deuda, en un 33%, como consecuencia de una mayor actividad, ya que los parques eólicos que promueve se financian casi exclusivamente con deuda.

Acerinox: Ha incrementado su pasivo bancario un 26%. El fabricante siderúrgico acaba de cerrar la refinanciación de su pasivo, recortando un 19% los vencimientos a corto plazo, a costa de aumentar un 43% los créditos a largo.

Ferrovial: Ha reducido su exposición al dejar de consolidar su filial británica BAA.

Empresas con menos deuda

BME: la firma del Ibex financieramente más saneada, ya que no tiene deuda en su balance.

Técnicas Reunidas: es otro caso que destaca, no sólo porque debe a los bancos menos de 36 millones de euros, un 2,4% más que a finales de 2011, sino porque el 80% de su pasivo lo financian sus proveedores.

Fuente: Expansión

The Ramones- Dancing with myself

Artículos relacionados :



Deje un comentario

* Nombre, Email y Comentario son campos obligatorios

Carlos Guerrero

Social Links

Suscripción por E-mail

Enter your email address:

FaceBook

Categorías