Cómo crear un banco malo

Ya ha comenzado el diseño del banco malo (financiado por el contribuyente mediante el rescate de la banca de 100.000 millones de euros), que deberá estar constituido para noviembre 2012. Veamos su funcionamiento:

¿Quién constituye el banco malo?

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob)

 

Objetivos del banco malo

Segregar los activos dañados de las entidades financieras para aligerar sus balances y lograr un doble objetivo: que el sector recupere aire para poder canalizar crédito a la economía, y que se disipen las dudas de los mercados internacionales hacia el sistema financiero y España.

La creación de un banco malo es una de las condiciones impuestas por Bruselas en el marco del rescate bancario de hasta 100.000 millones pactado con España. La Comisión Europea quiere un banco malo y lo quiere no más tarde de noviembre, cuando deberá estar plenamente operativo.

 

Cuestiones clave a definir

Antes, habrá que definir, previa consulta con la Comisión, el BCE y el FMI, tres claves del proceso: qué activos se traspasarán a la sociedad, cuál será su valor económico, y cómo se articulará la transferencia entre las entidades y la sociedad gestora, que podrá vender los activos en los próximos diez años.

Por lo que respecta al primer aspecto, el memorando suscrito entre Europa y España determina que se desconsolidarán los créditos a promotores y la cartera de inmuebles, aunque también se abre la puerta al traspaso de otros activos con signos graves de deterioro.

A cierre de 2011, la banca (no sólo los grupos rescatados) tenía 184.000 millones en activos problemáticos inmobiliarios, entre préstamos de riesgo a promotores e inmuebles. Adicionalmente, hay 50.000 millones de euros más en créditos dudosos de empresas no inmobiliarias y particulares.

¿Cuál será el precio de venta de los activos problemáticos?

Los activos dañados no se venderán al banco malo a su precio de mercado, sino a su valor económico real (valor económico subyacente a largo plazo). Para fijarlo, se hará “un proceso minucioso de revisión de su calidad, partiendo de las valoraciones individuales empleadas en la prueba de resistencia [test de estrés al sector financiero]“, dice el memorando.

¿qué ocurrirá con las pérdidas?

Si hay pérdidas para las entidades, se materializarán en el momento de la venta. A cambio de los activos, la banca recibirá una participación en la sociedad, deuda de alta calidad o efectivo.

 

Fuente: Expansión (orbyt)

 

 

Fanfarlo.- I´m a pilot

Artículos relacionados :

Subscríbete

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *